lunes, 15 de diciembre de 2008

Por qué las papeleras no deberían contaminar

Según las Naciones Unidas, la obtención de pasta celulosa es una de las actividades industriales más contaminantes. Por tal motivo la existencia de fábricas de pasta celulosa en zonas pobladas crea inevitablemente conflictos de poder entre los ciudadanos de un lugar y los industriales, tal es el ya polémico caso de Botnia y los habitantes de Gualeguaychú que parece no tener descanso.
Ahora el que generó polémica entre los asambleístas de Gualeguaychú fue el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri quien dijo que "Hasta el momento no se ha detectado contaminación en el río Uruguay, en el que la empresa finlandesa vuelca sus fluidos".


¿Cómo puede hacer una empresa como Botnia para generar confianza en la gente luego de que sus predecesores como los de Alto Paraná en Misiones, Massuh en Quilmes y Papel Prensa en San Pedro no tuvieron en cuenta al medio ambiente ni a sus conciudadanos?
Las empresas que realizan este tipo de actividades contaminantes se rigen por una serie de estándares nacionales e internacionales, si exportan que miden los niveles de contaminación ambiental. Por lo cual al regular su actividad de acuerdo a estos niveles, la contaminación se supone como humanamente tolerable, aunque es el deber del Estado y de la población activa, velar porque estos estándares sean cumplidos.
Hasta ahora parece ser que tanto el Estado uruguayo como el argentino están de acuerdo con las políticas ambientales de Botnia.